Imagen de Gerd Altmann en Pixabay

La OMS en su reunión del 20 de mayo en Ginebra (72.ª Asamblea Mundial de la Salud 20 a 28 de mayo de 2019) incluyó el desgaste profesional o el síndrome del trabajador quemado, conocido como ‘burnout’, en su Clasificación Internacional de Enfermedades. Debe tenerse en cuenta que previamente dicho síndrome se encontraba clasificado bajo el capítulo “Factores que influyen el estado de salud”.

La Clasificación Internacional de Enfermedades, es el instrumento que permite el uso de un lenguaje común entre los profesionales de la salud a nivel mundial. La nueva clasificación entrará en vigor el 1 de enero 2022.

Esta clasificación permitirá visibilizar muchos casos del síndrome del trabajador quemado, que antes no se registraban y reducir el potencial subdiagnóstico que existe respecto a dicho síndrome.

El desgaste profesional es un síndrome relacionado específicamente con un estado prolongado de estrés laboral que no fue gestionado con éxito y es un proceso que suele tardar entre cinco y ocho años, que afecta a personas cuya profesión implica una relación con otros, la atención de situaciones o demandas de las personas es el eje central de su trabajo. Este síndrome se caracteriza por que el trabajador presenta agotamiento emocional, despersonalización o deshumanización (cinismo o sentimientos negativos) y un sentido de logro personal reducido.

La prevalencia del estrés laboral se encuentra entre el 10- 30% de los trabajadores, y resulta en costos familiares, personales, sociales y para la economía mundial al afectar la salud física y mental de los trabajadores.

No solo se trata de optimizar la identificación y diagnóstico del síndrome de esta quemado por el trabajo, sino que se trata también de  impulsar el diseño de programas para la promoción y prevención del estrés laboral, lo cual es de gran importancia porque permitirá evitar que se presente el síndrome o identificar de forma temprana a los afectados, logrando la reducción de las consecuencias personales, sociales y económicas de su padecimiento.

Imagen:
Burnout imagen de Gerd Altmann en Pixabay

Fuentes
Wold Health Organization.(2019). World Health Assembly [en línea]. Recuperado de http://apps.who.int/gb/s/s_wha72.html
International Labour Office. Labour Administration LI, Safety O, Branch H. ¿Cuál es el impacto del estrés en la población activa? In: International Labour Office. Labour Administration LI, Safety O, Branch H, editors. Estrés en el trabajo: un reto colectivo. Turin: OIT; 2016. p. 63.
OIT. SOLVE: integrando la promoción de la salud a las políticas de SST en el lugar de trabajo: guía del formador. 2 ed. España: Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, España; 2012. 348 p.
Trontin, C. (2006). Coûts du stress: éléments d’appréciation des enjeux économiques. Communication présentée dans le cadre du Colloque CHP de Liège intitulé ‘Travail et Stress : la loi sur le Bien-Etre, 10 ans déjà… et après ?’, Site Agora, Liège.
Safe Work Australia (2012). Cost of work related injury and disease for Australian employers, workers and the community: 2008–09. Safe Work Australia, Canberra.
Rosch, P.J. (2001). The quandary of job stress compensation. Health and Stress, Vol. 3, 2001, pp. 1–4.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *